Puntos de Vista LIC. ANALÍA DOMINGUEZ

“La embarazada debe volver a la consulta, ser responsable con su cuerpo”

06/08/2018 -

Usualmente las pacientes, cuando ya han tenido familia se confían o instintivamente acuden al control, primero con la ecografía. Ellas suponen que están embarazadas, se hacen la ecografía sin pedido del médico. Pero puede haber un trastorno de por medio porque han dejado pasar un tiempo y no han asumido la responsabilidad del autocuidado.

Es cierto, uno está dentro de un sistema, puede tener inclusive consultorios dentro de los centro de atención primaria de un barrio, pero si no se ha creado la conciencia en la población, lo que implica la responsabilidad con el propio cuerpo, de acudir en tiempo y en forma, de que cuanto más rápido es el control permite a los médicos trabajar mejor e inclusive prevenir complicaciones mayores, por más que uno dé la información y la explicación, si la mamá no vuelve en tiempo y en forma y se hace el estudio de laboratorio, y muchas veces sabiendo que tiene complicaciones, en el sistema se va perdiendo el tiempo para poder rescatarla, derivarla de manera oportuna y realizarle un tratamiento como corresponde.

Todo lo que es el proceso de control prenatal, nosotros formamos parte como actores, y ella también. La responsabilidad nuestra es la de transferir información, pero la de la embarazada es volver a la consulta, ser responsable con su cuerpo y también demandar e informar ciertas cuestiones que le pasan, cumplir con las citas, e inclusiva llenar fichas, generar un carné. Es importante que la futura mamá asuma que forma parte de un aprendizaje y saber que el control forma parte de ella. La mujer que tiene poder sobre su cuerpo, que ha asumido la responsabilidad que implica el compromiso del autocuidado, es una mujer que nos ayudará a nosotros a prever muchas circunstancias.

Una mujer que está desinformada o no le interesa su cuerpo deslinda responsabilidades y es la primera en reclamar al momento del parto si algo sale mal, porque nunca terminó de asumir lo que le corresponde como madre.

Cada situación es muy particular porque eso conlleva en la forma en que los van a recibir al niño, la contención a posterior, cómo pasará el posparto y cómo será el seguimiento y cuidado de la madre.

Hay un conjunto de instancias que muchas veces no nos permite a nosotros corregir o mejorar calidad de vida o de atención, porque hubo pasos previos que se saltearon.

Es muy difícil no saber que se está embarazada. Nos han pasado casos de mujeres que nos han dicho que no sabían que estaban embarazadas y llegaban con supuestos cólicos y eran contracciones, a punto de dar a luz.

La salud del niño

A través del cuerpo de la madre, nosotros evaluamos el cuerpo del niño. Porque es a través de los laboratorios e inclusive de los informes ecográficos como evaluamos el crecimiento del feto, si el órgano que lo contiene está en buen estado, detectamos patologías de restricción del crecimiento del niño. De esa manera, cuando uno va informando de manera paulatina, la mamá va entendiendo los signos y síntomas de alarma. Entonces, si la mujer identifica en su cuerpo algo que no está dentro de lo normal, puede recurrir al profesional nuevamente y se prevé todo para evitar consecuencias.

Cuánto más temprano es el primer control, mucho mejor. Porque cuanto más chico es el embarazo, uno puede de manera cercana y a lo largo de los 9 meses, transferir información de acuerdo con la necesidad de cada uno de los pacientes.

Le llamamos signos y síntomas del embarazo porque nosotros les vamos marcando las posibilidades de lo que puede detectar estando en su casa.

En el último trimestres, los signos o síntomas a los que deben prestarle atención es a la pérdida de sangre, las características de esas pérdidas, pérdida de líquido amniótico, cómo es, cómo se lo diferencia, la presencia del tapón mucoso, cefaleas o dolor intenso de cabeza que puede estar asociado a la presión alta, las contracciones, e inclusive el movimiento del bebé.

 
Compartí
esta nota
También te puede interesar