Puntos de Vista DR. FRANKLIN MOYANO

“La idea del control prenatal es adelantarnos a las complicaciones”

Se calcula que hasta las 28 semanas, una vez por mes. Después cada 20 días y al final del embarazo hacerlo una vez por semana.

06/08/2018 -

Para los médicos y los obstetras que estamos trabajando siempre con las mujeres embarazadas, es una gran preocupación, porque el control prenatal justamente nos va a permitir determinar cuál es la paciente que tiene su riesgo. Gracias a Dios, la ciencia ha avanzado, por lo tanto las estadísticas actuales nos indican que la mortalidad materna es prevenible casi en un 80%. Es decir, cuando los médicos, el sistema de salud, o los actores de la salud podemos llegar a tiempo.

Haciendo un buen control, podemos encontrar una paciente desde muy temprano, desde sus antecedentes genéticos, patológicos o por embarazos anteriores, ciertos riesgos y eso nos va a permitir prevenir las complicaciones. De eso se trata el control prenatal.

Controlar el embarazo lo más temprano posible, para conocer cuáles son los factores de riesgo, cuáles las prevalencias de riesgo o las enfermedades o las comorbilidades que pueda tener la paciente, para evitar que se produzcan las complicaciones habituales, como son la hipertensión, la diabetes, hemorragias, inserción de placenta, entre muchos problemas habituales que enfrentan las pacientes, que podemos empezar a prevenirlo desde el primer momento del embarazo, y así prepararnos para un nacimiento seguro.

Estos son riesgos que pueden llevar a la muerte a la paciente o a su bebé.

Tenemos todavía una alta tasa de mortalidad y morbilidad (término utilizado para describir dos o más trastornos o enfermedades que ocurren en la misma persona), cierto es que han ido bajando con el correr del tiempo, pero todavía la tenemos, especialmente por hipertensión, hemorragias y colestasis, que es un problema de hígado, que produce que las enzimas se eleven y ocasionen daños en el feto, lo que necesita que la paciente sea internada y controlada, y es algo prevenible también.

Muchas veces nos chocamos con pacientes que pueden tener cinco o seis ecografías, a veces más de una por mes, y la mujer cree que eso es suficiente para decir que está bien el embarazo. Es importante, pero hay ciertos factores clínicos que también nos demuestran si ese embarazo va por el camino correcto o no. Y también están los antecedentes, que nos van a servir para prepararnos y saber buscar la aparición o no de ciertas patologías.

Por ejemplo, una paciente que tenga antecedentes de familiares con hipertensión o con eclampsia o preeclampsia, o si su pareja es hipertensa, sabemos que va a tener una alta probabilidad de hacer hipertensión durante el embarazo. Entonces se pueden tomar medidas para prevenir o estar atentos a lo que pudiese pasar en algún momento.


Embarazo adolescente

Santiago históricamente tiene una media de adolescentes que no se ha podido bajar a pesar de todos los esfuerzos que se han hecho, tenemos entre el 21 y el 25 por ciento, según las estadísticas, de embarazos adolescentes, y cuando más precoz es la mujer, cuando más niña es, es más riesgoso y con mayor probabilidad de aparición de complicaciones.

Tenemos que tener en cuenta que quienes trabajamos con embarazadas estamos trabajando con dos pacientes, con el binomio madre-niño, y eso implica tener cuidados muy especiales. La ciencia va avanzando, pero nunca se deben dejar de lado ciertas cosas, como el tamaño del útero, tomar la presión, el peso de la paciente, porque puede pasar que nos encontremos con mujeres que estén en estado de desnutrición o de obesidad mórbida que pueden generar ciertos riesgos.

En definitiva, la idea del control prenatal es adelantarnos a las complicaciones, y así tener mucho más tiempo para solucionarlas en el momento en que se presenten.

 
Compartí
esta nota
También te puede interesar