Puntos de Vista UNA LUZ DE ESPERANZA

“Ley Justina”: cuando la vida no se acaba con la muerte

08/10/2018 -

Cuando una vida se apaga, paradójicamente en otras se multiplican las esperanzas. El dolor por la pérdida de un ser querido puede mitigarse ahora con la esperanza de que esa persona que hoy deja de ser parte de este mundo terrenal, comience a vivir en otros cuerpos. En medio de la desesperanza, hoy nace una oportunidad.

La “Ley Justina” llegó para dar alivio a cientos de personas que hoy se encuentran en la lista de espera del Incucai, esperando un trasplante de órganos para mantener viva su esperanza de vida.

Además, en muchos casos ayudará a esa familia que se siente devastada por la pérdida de un ser querido a aliviar el dolor y hacer más llevadero el duelo, sabiendo que esa pérdida encendió una luz de esperanza en otra vida que se estaba apagando.

De eso se trata la “Ley Justina”, que se implementa en el país desde este año, y que permitió realizar numerosas ablaciones multiorgánicas en la provincia en los últimos meses.

La ley establece la donación cruzada en el caso de trasplante de riñón (con donante vivo); y también explicita que podrá realizarse la ablación de órganos y/o tejidos, a toda persona capaz, mayor de 18 años, que no haya dejado constancia expresa de oposición a que después de su muerte se realice la extracción de los mismos.

Para abordar a fondo la temática, es que en PUNTOS DE VISTA se dieron cita el Dr. David Jarma, titular del Centro de Ablación e Implantes de Santiago del Estero; el Dr. Roberto Giannoni, coordinador general del Caise, y Miriam Putzolo, de la Asociación Amigos de la Vida.

 
Compartí
esta nota
Las cinco más leídas
hoy de Puntos de Vista
1

La epidemia del siglo


También te puede interesar