×

Los millennials ya son padres y cambian todas las reglas

- 21:38 Santiago

Que son impacientes, que no retienen un trabajo por más de dos años, que son narcisistas, que viven en las redes, que no saben lo que es el esfuerzo, que son unos niños mimados... Mucha tinta se ha derramado al juzgar a la generación millennials, casi como si fuera un nuevo deporte. Sin embargo, a muchos miembros de esta generación (que abarca a aquellos nacidos entre el 1984 y 2004, pero que también se extiende a comienzos de la década del 80) el estereotipo no sólo no les queda, sino que les resulta totalmente errado.

Sucede que muchos de estos jóvenes adultos hoy ya son padres, y la experiencia de su paternidad ha cambiado al ritmo de la cultura, la tecnología, y las nuevas prioridades que la época ha impuesto, o mejor dicho, que ellos mismos han podido moldear.

Además, que una gran cantidad de jóvenes adultos formen parte de la economía freelance posibilita una flexibilidad inaudita y una repartija en el cuidado de los niños que antes hubiera sido impensable. Según una encuesta realizada por Ernst & Young (sobre una base de 10.000 casos), el 83% de los millennials en EE.UU. privilegiarían trabajos en donde la licencia por paternidad sea mayor, y casi el 40% estarían dispuestos a mudarse a países con mejor legislación al respecto.

Atentas a esta tendencia en las nuevas generaciones, más empresas en rubros codiciados como la tecnología o las finanzas están aumentando la cantidad de semanas que estos pueden ausentarse, extendiendo estos beneficios también a las nuevas familias (parejas gays y/o padres por adopción o gestación subrogada).

Si el equilibrio laboral y familiar hoy ya es casi un chip con el que los jóvenes vienen, quizás a fuerza de haber experimentado lo contrario con sus propios padres, no deja de ser un fenómeno relativamente nuevo.

Otro tema álgido en las nuevas parejas jóvenes millennials que son padres es la idea de los roles tanto paternos como de los chicos en la familia, más igualitarios y participativos. Por un lado, con una evidente emancipación de la mujer y una mayor conciencia de género, no solo cambió la manera de organizar el trabajo y el tiempo con los chicos, sino también los roles en la crianza. Estar con los chicos, cocinarles, ir a buscarlos al jardín, son actividades diarias de ellos, cuando antes era casi exclusiva de la mujer.


Más noticias de hoy