×

El Poder Judicial sostiene que “la oralidad civil garantiza celeridad, inmediatez y transparencia judicial”

- 23:48 Policiales

El Poder Judicial sostiene “que la oralidad civil es un proceso que busca que los juicios de conocimiento en materia civil y comercial tramiten a través de dos audiencias; la preliminar y de vista de causa, en las cuales se concentran las pruebas conducentes, ambas dirigidas personalmente por el juez, director del proceso”.

A través de un comunicado -enviado desde la oficina de prensa de dicha institución- sostienen que “las claves del éxito reposan en dos elementos: por un lado, el involucramiento directo del juez en la contienda y por otro, la completa oralización del trámite, ya que las audiencias son videograbadas íntegramente, sin necesidad de producir actas ni registros por escrito”.

En tal sentido, el Poder Judicial “trabajó en forma comprometida para la implementación de la oralidad efectiva, mediante Acordadas de Sala de Superintendencia, que disponen la adecuación estructural, edilicia, mobiliaria, informática y de capacitación de los recursos humanos. Este proceso continúa desarrollándose para alcanzar el óptimo funcionamiento del sistema procesal de este fuero”.

La decisión del Superior Tribunal de Justicia es “coincidente con el programa de oralización de la Justicia Civil, impulsado desde el Programa Justicia 2020, en virtud de un acuerdo suscripto entre el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación con la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires”.

Objetivos de la oralidad civil

Además, remarcaron que “la iniciativa tiene como objetivo que los habitantes puedan confiar es un instrumento fundamental para garantizar el bienestar y el desarrollo”.

De tal modo, “un país con solidez institucional requiere que se cumplan las leyes y para ello es fundamental que la justicia funcione adecuadamente y garantice soluciones rápidas, confiables e imparciales, además de resultar accesible y tener cercanía con la gente”.

“En tal sentido, la premisa de que la oralidad, implementada en un proceso por audiencias, con inmediación y conciliación, transforma un sistema lento e ineficiente en uno más ágil, sencillo y accesible”, explicaron.

Además indicaron que “el vocabulario judicial de los procesos escritos, anticuado y complejo, se transforma así, en uno comprensible para el público, ya que incorpora la inmediación entre el juez, las partes, sus abogados y las pruebas”.

Es por ello, que “el diagnóstico de las debilidades de la justicia civil para resolver en un tiempo razonablemente breve los conflictos tiene un amplio consenso”.

Asimismo revelaron que “existe un acuerdo sobre la necesidad de establecer una justicia cercana a la gente, fomentar la inmediación entre el juez y las partes, evitar la delegación de funciones, concentrar la actividad procesal y evitar formalidades irrelevantes”.

La nueva estructura procesal, “apunta a reducir los plazos procesales de los procesos de conocimiento, aumentar la calidad de las decisiones jurisdiccionales, lo cual redunda en la satisfacción de los profesionales del Derecho”.

Ventajas de la implementación

El sistema procesal permite obtener una mayor y mejor calidad en la recolección de la prueba que se produce, es decir, genera una mayor concentración procesal, la selección de la prueba procedente en juicio y la celeridad en la sentencia por parte del magistrado.

La oralidad en los procesos civiles, materializa el principio de la inmediación del juez. Asimismo el magistrado cumple una tarea trascendental por el compromiso y colaboración que asume con los profesionales litigantes.

En tal sentido, la inmediatez permite al magistrado conocer a las partes, observar la declaración de testigos, plantear nuevas preguntas, como herramienta fundamental para el arribo de la verdad objetiva.

Asimismo, la nueva estructura procesal brinda eficacia, previsibilidad, y seguridad, no solo para los justiciables y litigantes, sino para la sociedad toda destinataria del servicio de justicia.

Cabe mencionar, que la oralidad civil representa economía procesal, puesto que la disminución de plazos implica una reducción de insumos y costos y publicidad de las decisiones que el juez toma durante la tramitación del proceso.

Etapas del proceso

La oralidad en el proceso civil consta de dos audiencias: la preliminar y la de vista de causa, luego de trabada la litis. En la primera, el juez escucha a las partes, trata de acercar posiciones y conciliarlas: de no lograrlo, se establece con las partes los hechos a probar y la prueba pertinente que ha de producirse.

En la segunda audiencia, se producen efectivamente las pruebas y la causa queda en condiciones de ser resuelta por el juez.

Cabe mencionar, que “en la organización de la prueba y en la audiencia de vista de causa, el juez procede como un cabal director del proceso y lo organiza, junto con las partes, teniendo en mira el desenlace final; la sentencia que resolverá el conflicto”.

Asimismo, “la videograbación de audiencias de vista de causa, otorga informalidad, rapidez y confianza en el diálogo, características que no poseen las actas escritas que, en los sistemas tradicionales documentan burocráticamente las posiciones y dichos de las partes”.

En tal sentido, “la inmediación del juez, permite no solo que éste domine el expediente y los términos de la discusión en profundidad, lo que facilita el dictado de la sentencia final, sino que también le da a los litigantes la confianza cierta de que la Justicia, encarnada en la figura del juez, escucha y atiende sus reclamos. Una justicia próxima al litigante, pero sobre todo, transparente”.

Además el trámite se inicia por Mesa General de Entradas del Poder Judicial, el que opera bajo entorno web e incluye ingreso y la colocación de la carátula mediante un sorteo aleatorio que garantiza transparencia en el sistema, al tiempo que controla la carga de trabajo en los respectivos colegios.

Capacitación permanente

La implementación de la oralidad, implica cambios organizativos y de trabajo, para lo cual tanto magistrados, como funcionarios, empleados y abogados deben estar capacitados para el ejercicio idóneo de las tareas que a cada cual le corresponde desempeñar.

En tal sentido, el STJ tomó la decisión de promover la actualización permanente de jueces, secretarios, agentes judiciales y litigantes en pos de la capacitación informática para hacer más práctica la dinámica del trabajo diario en la gestión del la oralidad.

Asimismo, la capacitación se extiende a los centros judiciales del interior de la provincia, en jornadas que abarcan disertaciones sobre los aspectos centrales de la nueva estructura procesal, intercambio de experiencias e inquietudes.

Cabe mencionar, desde la entrada en vigencia del nuevo paradigma procesal, el alto cuerpo estimó conveniente la diagramación de cursos de capacitación que involucra a los operadores judiciales y a los profesionales del Derecho.

De tal modo, se realizaron talleres sobre plan piloto de oralidad civil para abogados del foro local, capacitación informática para empleados que conforman los colegios de jueces.

Asimismo, permanentemente se llevan a cabo jornadas de actualización y perfeccionamiento sobre conciliación y otros medios de resolución de conflictos, a cargo de prestigiosos profesionales especializados en la materia. En ese marco, está previsto que el Dr. Ricardo Gil Lavedra, coordinador general del Programa Justicia 2020, visite el Poder Judicial santiagueño para brindar una conferencia magistral sobre esta nueva modalidad de trabajo en el Fuero Civil y Comercial.


Más noticias de hoy