×

El “Ferro” no supo sostener la ventaja y cayó ante el Gimnasia de Maradona

Tras siete derrotas en fila, el equipo platense ganó por primera vez como local en la Superliga. Joao Rodríguez había adelantado a Central Córdoba, pero Nicolás Contín marcó un doblete.

- 01:19 Deportivo

Un gran primer tiempo, y un pésimo complemento explican por qué ayer Central Córdoba le ganaba 1 a 0 a Gimnasia y Esgrima La Plata, pero el equipo de Maradona lo dio vuelta y se impuso 2 a 1. La ecuación es sencilla y elocuente, por lo que el “Ferro” resignó tres puntos vitales en su lucha por la permanencia, a pesar de que sigue fuera de la zona de descenso.

Joao Rodríguez adelantó al equipo de Coleoni, pero Nicolás Contín marcó por duplicado para darle el triunfo al “Lobo”, en el cotejo correspondiente a la decimosexta fecha de la Superliga Argentina de Fútbol (SAF).

El “Sapo” preservó a gran parte de los titulares para la final de Copa Argentina ante River Plate, que se jugará el próximo viernes a las 21.10 en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza, y Gimnasia le sacó el máximo jugo a la situación para conseguir su primer triunfo como local, tras haber perdido en las siete presentaciones anteriores.

El conjunto santiagueño, que cayó por sexta vez en el certamen, interrumpió un invicto de cinco fechas, tras cuatro empates y una victoria. La última derrota de Central había sido el 21 de octubre, cuando por la décima fecha perdió en el estadio Alfredo Terrera 1 a 0 ante Estudiantes de La Plata.

El partido

Central Córdoba salió a asumir el protagonismo desde el arranque, tal como suele hacerlo en cualquier cancha.

Con la movilidad del colombiano Joao Rodríguez, la visita comenzó a lastimar a un Gimnasia estático y sin ideas, que se veía claramente superado por su rival.

Por eso no sorprendió que a los 12 minutos llegara la apertura del marcador para los dirigidos por Gustavo Coleoni. Rodríguez encaró por izquierda y tiró la pared, con Alzugaray, que se la devolvió de manera exquisita para el que colombiano definiera entre las piernas del arquero Insfran que venía saliendo.

Con el 1 a 0 en contra, Gimnasia se desesperó y el fervor de sus hinchas le jugó en contra a un equipo que tuvo un flojo primer tiempo.

Central siguió presionando en la zona media y buscó abrir la cancha, pero le faltó más presencia en el área (flojo aporte de Valencia, que regresó a la titularidad tras varias fechas).

Gimnasia tuvo un mejor cierre y a los 40’, Tijanovich desbordó por izquierda y cabeceó Ramírez en el centro para que el arquero Cavallottti se luciera al enviar la pelota al córner.

Reacción

El “Lobo” salió con enjundia en el complemento y creció por izquierda con las trepadas de Tijanovich. En 6 minutos, el volante tiró un preciso centro y, ante un estático Cavallotti y la pasividad de Manenti, apareció la cabeza de Contín para conseguir el 1-1.

El local siguió con su dominio y el arquero Cavallotti se erigió en la gran figura para evitar una y otra vez la segunda caída de su equipo, como ocurrió con un tiro libre de Mussis que sacó el guardavallas con su pierna derecha.

Así como Gimnasia creció notablemente, lo inverso se dio en un Central Córdoba que “hacía agua” en todos los sectores y no podía contener el aluvión del equipo de Maradona.

Finalmente, el segundo de Gimnasia llegó a los 31 minutos, con una gran jugada por izquierda de Paradela, que envió el centro al medio y definió en dos oportunidades (en la primera no pudo controlar el balón pero, tras la pifia, le quedó el gol servido porque Cavallotti ya estaba desparramado en el piso) Contín para el 2-1.

Gimnasia dominó en los minutos finales y celebró a lo grande y a pura emoción un triunfo que tanto buscaba. Central fue la otra cara y, aunque ahora se enfoque en la final ante River, deberá luego meterse de lleno en buscar la permanencia.

Dos puntos por debajo de la meta esperada

Con la derrota de ayer ante Gimnasia, Central Córdoba cierra el año con dos puntos menos de la meta planteada, pero fuera de la zona roja del descenso, el objetivo máximo trazado.

Es que justamente para evitar la pérdida de la categoría, el entrenador Gustavo Coleoni diseñó el plan denominado 5/12, que consiste en cosechar cinco unidades de cada doce disputadas, es decir cada cuatro partidos.

Por eso el equipo se fue trazando objetivos cortos, de bloques de cuatro partidos. En esta primera parte del torneo, se jugaron 16 fechas, lo que equivale a cuatro de esos bloques. Y si por cada bloque había que sumar cinco puntos, en los cuatro el “Ferro” necesitaba cosechar 20. Para lograrlo, al equipo de Coleoni le faltaron dos unidades, aunque igualmente cierra el 2019 fuera de la zona de descenso.

Tal vez la Copa Argentina pudo desviarlo del foco, sobre todo en este partido, por la cercanía con la final (lo que hizo que el DT preservara más de medio equipo titular), pero está claro que en el 2020 ya no habrá margen para errores ni para desviar el foco.


Más noticias de hoy