×

Vacaciones: tiempo para el disfrute de los chicos, sin que se altere la rutina del hogar

Las complicaciones se presentan porque no coincide el período de chicos y adultos. La médica psiquiatra Teresa Sánchez Cantero recomienda que no se cambien demasiado los horarios en la casa.

- 01:21 Santiago

Los chicos ya no van a la escuela, mientras los padres ya tienen más o menos establecido en qué momento del verano se tomarán un merecido descanso. Pero los pequeños reclaman llenar el tiempo libre con actividades que los saquen de la rutina de todo el año.

Colonias de vacaciones, juegos, cine, paseos son los reclamos, pero los mayores todavía trabajan, y es entonces cuando se generan algunos contratiempos que pueden generar trastornos en el orden hogareño.

“No siempre coinciden las vacaciones de los niños con las vacaciones de los adultos, que sería lo ideal. Cuando coinciden ambos, no sería tan problemático, y de hecho, puede ser más laxo, más tranquilo y distendido”, advierte la médica psiquiatra doctora Teresa Sánchez Cantero.

Al respecto, comentó que, “cuando los adultos tienen 15 días y los chicos dos meses o dos meses y medio de vacaciones, los especialistas en psiquiatría aconsejamos que no se altere demasiado la rutina dentro de la casa, sobre todo con los horarios”.

Disfrute

“Las actividades de los chicos obviamente que varían, y así debe ser. Los chicos deben disfrutar de sus vacaciones plenamente y hacer cosas bien diferentes a lo que siempre hacen o a la actividad permanente que tienen durante el año. Para los adultos es importante mantener el ritmo del sueño. Ellos no deben permitir que los chicos estén hasta las 3 o 4 de la mañana, porque no descansan bien y al otro día tienen que trabajar, y cuál va a ser la consecuencia más directa, que van a estar irritables, nerviosos y con muy escasa paciencia con los hijos, además de trabajar mal, y los hijos van a sufrir las consecuencias de la irritabilidad y de lo mal que se siente el adulto cuando no descansa bien”, precisó.

Encuentro

Recomendó que los niños disfruten, que vayan a las colonias de vacaciones, jueguen al aire libre, disfruten de cosas que no hacen habitualmente, “pero en cuanto a horarios, se debe mantener un orden”.

“Las vacaciones deben ser también un tiempo en el que podamos relacionarnos, planificar para acercarnos, ver cómo anda nuestro hijo, ver qué amigos tiene, charlar un poquito sobre qué está pensando sobre determinadas cuestiones, de acuerdo con la edad, si es un adolescente o un púber, es una época muy apropiada para ver qué está pensando, en esta etapa evolutiva que es bastante complicada”, aconsejó la profesional.

La importancia de evitar el sedentarismo

Para que los niños y adolescentes no adquieran hábitos poco saludables durante el receso escolar, la psicopedagoga, Ana Roxana Gálvez acentuó la importancia de evitar el sedentarismo.

“Las vacaciones son fructíferas desde el momento que representan una variación de actividades, esta es importante para poder aprovechar ese movimiento nuevo que ingresa”, apuntó la profesional.

Dijo que “las vacaciones son esto, vacaciones, necesidad de descanso, hacer otra actividad distinta a la que venimos haciendo”, y explicó que en realidad lo que los niños y cualquier persona quieren es realizar algo totalmente distinto a la rutina que venía desarrollando.

Por último, la especialista remarcó: “El 80 por ciento del tiempo de las vacaciones de los niños, debe ser empleado en actividades totalmente distintas a las que venían realizando en la escuela”.

Recreación que mantenga siempre activa la mente

Adrián Jiménez, profesor de Educación Física con vasta experiencia en el trabajo con los chicos, considera que en vacaciones es fundamental que los chicos “realicen actividades recreativas, y en especial al aire libre”.

No obstante, aclara que esta actividad debe estar orientada a lo lúdico, para que “el juego esté por encima de la competencia”.

“Está comprobado científicamente que la actividad física ayuda al desarrollo intelectual del niño. Este también es un tiempo bueno para la iniciación deportiva, para que los chicos exploren sobre sus gustos y se inclinen por algún deporte en particular”, consideró Jiménez.

“Hay que tener en cuenta siempre que la actividad física es mucho más provechosa para el niño cuando las asocia con cosas que mejoren su relación social”, redondeó el profesor.


Más noticias de hoy